NATURALEZA EN ARENALES DEL SOL

Arenales posee tres lugares naturales característicos: el Clot de Galvany, las Dunas del Carabassí, y la Sierra del Cabo de Santa Pola.


El Clot de Galvany

El Clot de Galvany sufrió varios intentos en el año 1978 de desecación con el fin de urbanizar la zona, en aquellos años, finales de los 70 se realizaron graves obras de drenaje y movimientos de tierra que alteraron su particular fisonomía y funcionalidad natural gravemente, estas obras fueron paralizadas por la presión ciudadana y de grupos ecologistas.

En la actualidad, las planificaciones y desarrollos urbanísticos de los ayuntamientos de Santa Pola y Elche (términos municipales entre los que se encuentra), han dañado y modificado de manera importante su ecosistema, dejándolo cercado entre las urbanizaciones de Arenales del Sol (término municipal de Elche), Costa Hispania/Gran Alacant (término municipal de Santa Pola) y la carretera nacional 332.

A pesar de lo anterior, el Ayuntamiento de Elche, que es propietario de parte de estos terrenos, está llevando a cabo acciones de regeneración, conservación y educación ambiental, consiguiendo con este esfuerzo la declaración como Paraje Natural Municipal, por acuerdo del Consell de la Generalidad Valenciana el 21 de enero de 2005.

El Clot de Galvany posee varios ambientes: las charcas, los saladares y los montes, por lo que se pueden observar dos grandes agrupaciones vegetales: el espinar-tomillar en las lomas (palmito, espino negro, lentisco, tomillo) y la vegetación típica de marjales y saladares (sosa, carrizo, tarai, plantas acuáticas).

Otra peculiaridad del parque son las construcciones defensivas del Clot de Galvany, se hallan seis casamatas o “bunkers” que supuestamente construyó el ejército republicano y que pueden calificarse como un curioso testimonio histórico de la contienda fraticida, aunque nunca llegaron a utilizarse (alguna de ellas ha sido destruida y eliminada tras la construcción de 2.200 viviendas en Arenales del Sol). Otra teoría, sitúa la construcción de éstos refugios durante la Segunda Guerra Mundial por el ejército nazi, con el beneplácito de Francisco Franco, en previsión de un posible desembarco aliado a través de las costas del sureste español. Los propios “bunkers”, por su estratégica ubicación, pueden definirse como un auténtico balcón sobre el que se pueden contemplar espléndidas vistas panorámicas del paraje natural. Se han rehabilitado estos seis “bunkers” o casamatas, en cuyo interior existían nidos de ametralladoras, puestos de mando, baterías de artillería antiaérea pesada, etc.

Este humedal, integrado en el conjunto de charcas de la partida ilicitana de Balsares y conectado con las dunas y pinares del Carabassí, es un excelente ejemplo de los marjales costeros que la expansión urbanística ha puesto en peligro. El Clot de Galvany sufrió una grave agresión a finales de los años setenta, cuando fue sometido a obras de drenaje y movimientos de tierra que alteraron su fisonomía. Una promotora pretendía desecar un humedal natural para crear... un lago artificial. La presión ciudadana lo salvó de la destrucción y el Ayuntamiento de Elche se hizo cargo de su recuperación y protección, catalogándolo como paraje natural municipal.

En los terrenos del Clot de Galvany existe una interesante formación de praderas dominadas por el albardín y las alcolechas, con ejemplares de juncos que sirven de orla a las comunidades de matorral típicas del saladar, que ocupan la mayor parte del terreno junto a las charcas.

Rodeando los distintos cuerpos de agua, los tarays dan paso a la vegetación palustre, dominada por el carrizo, y la acuática, con presencia de importantes praderas de ruppia y potamogeton.

Todavía son visibles las antiguas terrazas de cultivo, en las que se desarrolla un pastizal de gramíneas salpicado por ínulas y bufalaga marina, junto a ejemplares de algarrobos y olivos.

Existe alrededor de este humedal un conjunto de montes y lomas repobladas en gran parte con pino carrasco, con presencia del espinar alicantino, representante genuino de la vegetación autóctona. Entre las especies más características hay interesantes ejemplares de espino negro, lentisco, efedra y palmito.

En estas lomas, en las que todavía permanecen dos bunkers de la guerra civil, está también presente el matorral aromático típico de los montes ilicitanos, con especies tan conocidas como cantueso, tomillo, romero y lavanda. Asimismo, es posible localizar dos tipos (de los cinco descritos en la Comunidad Valenciana) de orquídeas silvestres, una muestra más de la importancia botánica de este singular humedal ilicitano.

La fauna está representada por especies amenazadas como la cerceta pardilla, el porrón pardo y la malvasía cabeciblanca, junto a otras como la garceta común y la cigüeñuela.

Es posible pasear por el Clot utilizando los diversos caminales trazados, así como contemplarlo desde los observatorios instalados en puntos estratégicos.


Playa del Carabassí

Continuación de los Arenales del Sol-playa del Altet y de la playa de Urbanova, se acaba al sur con un litoral rocoso, llamada Punta del Faro de Santa Pola, en la se pueden realizar inmersiones de buceo o snorkel y disfrutar de la fauna y flora submarina.

Las dunas del Carabassi constituyen un espacio natural virgen. La arena es muy concurrida por nudistas y no nudistas que buscan un poco de tranquilidad junto al mar, con una bonita vista a la isla de Tabarca.

Fondos submarinos de Arenales del Sol (Reserva del Carabassi)

FLORA: En las zonas de substrato arenoso destaca la presencia de las praderas de posidonia oceánica, que además de producir gran cantidad de oxígeno y ser la base de la cadena alimentaria es capaz de estabilizar los suelos arenosos, evitando por tanto la erosión. Además también existen formaciones de otras plantas del género Posidonia y cymodocea.

En las zonas de substrato rocoso viven diversas especies de algas adaptadas según la profundidad, siendo la más superficial el alga verde y la más profunda el alga roja.

Entre las especies vegetales podemos encontrar Caulerpa prolifera en menos medida que en otras zonas de la bahía de Santa Pola. Esta alga verde clorofícea suele formar grandes colonias sobre la arena y bases de lodo.También, se encuentran algunos ejemplares puntuales de Padina pavonia, especie que habita sobre piedras y lugares soleados con un poco de sombra. Suele encontrarse en aguas tranquilas con poco oleaje. Razón por la que en punto concreto se observan algunos individuos aislados.Y multitud de algas pardas o neófitas, algas rojas o rodófitas que son propias de la zona rocosa.

FAUNA: Existe una gran variedad de peces en la reserva destacando el mero, el dot, el cherne, el dentón, la dorada, el pargo, bancos de salpas, también llamadas salemas (Boops salpa), la oblada, especies de peces que se pueden encontrar destacan los espáridos como raspallones (Diplodus annularis), mugílidos (lisas), y lábridos de vivos colores como julias y fredis (Thalassoma pavo).

Entre los invertebrados destaca la langosta, diversos moluscos vermétidos, las nacras, las gorgonias, el erizo de mar, la estrella de mar o las esponjas. Además podremos encontrar colonias de los pólipos de los poríferos de la familia Halocordylidae (Orden Hydroidea), especie Halocordyle disticha. Son propios de aguas de poca profundidad, sobre bordes rocosos de aguas bien batidas en las que no hayan algas altas. Normalmente en las paredes norte. En este caso se puede decir que es escaso pues tiende a formar praderas de hidropólipos. Asimismo es posible encontrar ejemplares de tortuga boba.

Buceo en Carabassi y Reserva marina de Tabarca

Muy cerca de Arenales del Sol se encuentra una de las reservas marinas mejor conservadas del Mediterraneo. Un tesoro por descubrir en  la isla de Tabarca.

Aquí podrás disfrutar de una zona de buceo y snorkel, situada en la Punta rocosa del Cabo frente al Faro de Santa Pola, bajo los acantilados de Gran Alacant.


Sierra del Cabo de Santa Pola

Esta formación acantilada está constituida por una serie de terrazas marinas emergidas durante la regresión Messiniense. La Sierra, asimismo, se encuentra surcada por gran número de barrancos que discurren hasta irrumpir en la zona litoral.

El cabo de l'Aljub de Santa Pola es una estructura de origen biogénico. En el Miopliceno durante la regresión marina que se produjo posteriormente, emergieron terrazas de arrecifes de coral que han generado lo que hoy se conoce como el cabo de l'Aljub.

El cabo de Santa Pola, es un cabo de la costa mediterránea, que se encuentra situado al noreste de la localidad homónima de Santa Pola, en la provincia de Alicante, España. Esta estructura es uno de los escasos ejemplos de arrecife fósil, de origen miopliocénico, del litoral mediterráneo. El promontorio se expande hacia el interior formando la Sierra de Santa Pola, un espacio verde del municipio, con extensos pinares. En su pico, vértice geodésico de primer orden, hay un faro para la navegación marítima, construido sobre la antigua torre de la Atalayola. Bajo el acantilado que forma en la línea de costa, discurre una carretera con pequeñas calas, que une Santa Pola con Arenales del Sol.

La posterior erosión de este cabo y la sedimentación marina ha generado una estructura de pequeñas calas de arena de mayor o menor envergadura alternadas por espigones de rocas.Esto ha generado una diversidad de ambientes en el litoral marino más somero. Se alterna ambientes arenosos con ambientes rocosos con sus zonas de transición que atraen a una diversidad de especies a pesar del aumento de la presión humana.Ejemplo de fondo marino en el espigón de una cala de arena. El lugar donde es una zona rocosa expuesta al efecto del oleaje. Parte del espigón rocoso de esta zona, se prolonga bajo el agua recibiendo el impacto del oleaje.

Mirador del Faro de Santa Pola

Desde Gran Alacant (Avenida de Escandinavia) podremos acceder al mirador y a la plataforma desde la que se realiza Parapente, y caminar unos minutos hasta el Faro del Cabo de Santa Pola, desde el que podremos observar inmejorables vistas de todo el litoral, pudiendo divisar al frente la Isla de Tabarca, hacia la izquierda desde Alicante y San Juan, pasando por Arenales del Sol y la Playa del Carabassi, y hacia la derecha el Cabo de Santa Pola y las primeras calas y las Casas del Cap de Santa Pola.

El Faro, junto con el acantilado más impresionante de la zona sur de Alicante, el Mar Mediterráneo y, como no, las impresionantes vistas de la Isla de Tabarca (cuando el tiempo te lo permite), hacen del Paraje Natural del Faro de Santa Pola un lugar perfecto para visitar en compañía de los tuyos y pasar un rato muy agradable.

El Faro de Santa Pola se construyó en 1858 sobre las ruinas de la torre vigía de Atalayola, de la cual aún quedan varios restos é indicios de sus orígenes romanos y antes de ser faro, formaba parte de la cadena de torres que vigilaban el mar de posibles ataques. El Faro está situado en el extremo Este del Cabo de Santa Pola y goza de unas vistas impresionantes a la bahía y a la Isla de Tabarca.

En el año 2015 se construyo una pasarela voladiza sobre la parte mas alta del acantilado, que nos acercará más a la sensación de vértigo al asomarnos y disfrutar de las vistas


Si desea colaborar como anunciante en el directorio de la guía de turismo de Arenales del Sol y alrededores, póngase en contacto con nosotros.